22 oct. 2011



COSMOVISIÓN

Un paisano corta una tacuara
en luna adecuada para proteger
la planta y el producto,
un blanco tala el monte.

Un aborigen abona naturalmente
la parcela de tierra
que le quedó del despojo,
por algunos dólares
un funcionario(blanco)
la regala a una multinacional
(o a la Universidad de La Plata).

Un natural cuida el curso
original del agua,
un blanco la apresa y limpia en ella
su mochila de venenos.

Un originario mata un pecarí
para alimentarse,
un blanco se deshace de la piara
vende el cuero
y exhibe la cabeza en su sala.

Un mbya atesora renovales
para recuperar selva,
un blanco la reemplaza con pinos,
desiertos, leishmaniasis,
papel… y cáncer.

Un hermano de la tierra
se sienta a orillas
del río a admirar la creación,
un blanco lo desaloja,
endica el río y vende
al extranjero
el agua, la selva, la tierra…
y su alma.
Gina Escobar
Oberá . Misiones
(Orán,18-08-08)

15 oct. 2011

MAMÁ:PRIMERA Y ÚLTIMA INVOCACIÓN


MANANTIAL

En tu piel de musa
descansó mi errancia
sus pesares.

Origen del poema,
tu vientre,
hizo añicos lo incierto
fecundando el aire.

Asombrada
de guijarros rumorosos
de tu boca
subiò el canto
hasta la raìz
del alma mìa.

Bebì
de tus senos chocolate
la libertad que supo
descubrirme
hembra una mañana.

A manzana y luna
sabìan
tus pezones.
A mujer entera.
Sabìan a ternura.

Con dorado hilo
el terciopelo.
viò brillar
tu rastro
enaltecido.

Enmudeciò la noche
en lo profundo de tus ojos
Escandalizaste al sol,
fanal de luz,
resplandeciente
y tibio.

Oculta la pena
tras la cornisa de tu talle
nunca pudo
parirse tristeza…
Hasta tu marcha.

Fue entonces
cuando la madera
de tu esencia
reverdeciò
en las guedejas
de tu estampa.

Odas
se escribieron
incansables
repitièndote.

Còmplice amiga,
noble proceder,
almizcle y menta.
Pàjaro gràcil,
jazmìn y hiedra.

Roca antigua
de bravura indòmita
Morena mbarete*,
mi vieja.

Aparejo mis naves
en la embrocadura
de tu nombre.
Empalmo mis aguas
en tu rìo.
Oteo horizontes
en busca
de tu paso

y echo a navegar,
desde tus alas,
mi propio destino.

Gina Escobar
Oberá Misiones.Argentina

Primer premio 1° Concurso Literario Internacional de Poesía y Narrativa Campana 2008: “DIA DE LA MADRE”

*mbarete:.Del guaranì,fuerte, corajuda/o, brava/o.

9 oct. 2011

¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!


¡Hasta la victoria, siempre!
A Ernesto Che Guevara A los 50 años de la Revolución Cubana

La sangre inocente
alimenta la gula del poder
como una costra
en el costal de la epopeya.

El miedo acalla el trino
entre secretas hojas.
Los rostros son muecas
de expectación y espanto,
la suerte parece esquiva, a veces.

Los unos, ya no tienen retorno.
Él, mira desde la cavidad del recuerdo.
Los pètalos de unas manos,
otro murmullo de selva,
las risas,los cuidados, otras sierras.
Para su derrotero,
tampoco hay vueltas.
El aire mengua,
las fuerzas se atenúan.
Sus agallas le impelen
la razón más urgente.

Penetra la humedad
y la fiebre es traicionera.
Círculos de mosquitos
arremeten contra la impotencia.
Silencio y fango,
calor infecto.

Creció con la muerte
y ya no teme, sabe que es el camino,
juega a que es cierto.

La utopía inflama
los estrechos pulmones,
es taxativo mandato
la dignidad del pueblo.

La pasión, sus ojos,
su sonrisa, la estrella.

Ha abierto una página
en la historia
y su única palabra final
sòlo puede ser:
¡Victoria!

GINA ESCOBAR
OBERÁ/MISIONES/ARGENTINA

5 jun. 2011


DEFORESTADOR
Ah! Impío.
Como Dalila tu alma
Ah! Blasfemo malnacido
Sobre tu triste progenie
caerán los gigantes
que abatiste.
Gina Escobar

28 abr. 2011

Madres coraje



A ellas, las de blanco pañuelo
Cuando el pecho golpeó
en la garganta
y el día fue nada más
que pesadilla
Allí estaban
buscando el alba.

Cuando la alegría
abolida
destrozó el trino
arrebató la semilla
ignoró el futuro
Allí estaban
madurando el grito.

Cuando la ley fue miedo
y la palabra cómplice
paupérrima parodia
de vergüenza
y castigo
Allí estaban
descubriendo al sacrílego.

Cuando difusa
la memoria
en neón de marquesinas
se suicida en veneno
de inducidos olvidos

ellas cantan
y los callos de sus almas
son amor florecido.

GINA ESCOBAR
Oberá.Misiones

24 mar. 2011

24 DE MARZO



Sobre el cuenco
de palmas vacías
se sonroja una mirada.
Piensa que
quizá,
la historia tamizará
la buena semilla.
Tal vez, los huecos
se tragarán
la escoria
y los residuos del olvido.
GINA ESCOBAR

10 ene. 2011

ADIOS,MARIA DE LOS NIÑOS PEQUEÑITOS Y GRANDES


EVA

Calle Florida, túnel de flores podridas.
Y el pobrerío se quedó sin madre
llorando entre faroles sin crespones.
Llorando en cueros, para siempre, solos.
Sombríos machos de corbata negra
sufrían rencorosos por decreto
y el órgano por Radio del Estado
hizo durar a Dios un mes o dos.
Buenos Aires de niebla y de silencio.
El Barrio Norte tras las celosías
encargaba a París rayos de sol.
La cola interminable para verla
y los que maldecían por si acaso
no vayan esos cabecitas negras
a bienaventurar a una cualquiera.

Flores podridas para Cleopatra.
Y los grasitas con el corazón rajado,
rajado en serio. Huérfanos. Silencio.
Calles de invierno donde nadie pregona
El Líder, Democracia, La Razón.
Y Antonio Tormo calla "amémonos".
Un vendaval de luto obligatorio.
Escarapelas con coágulos negros.
El siglo nunca vio muerte más muerte.
Pobrecitos rubíes, esmeraldas,
visones ofrendados por el pueblo,
sandalias de oro, sedas virreinales,
vacías, arrumbadas en la noche.
Y el odio entre paréntesis, rumiando
venganza en sótanos y con picana.
Y el amor y el dolor que eran de veras
gimiendo en el cordón de la vereda.
Lágrimas enjuagadas con harapos,
Madrecita de los Desamparados.
Silencio, que hasta el tango se murió.
Orden de arriba y lágrimas de abajo.
En plena juventud. No somos nada.
No somos nada más que un gran castigo.
Se pintó la República de negro

No descanses en paz, alza los brazos,
no para el día del renunciamiento
sino para juntarte a las mujeres
con tu bandera redentora
lavada en pólvora, resucitando.

No sé quién fuiste, pero te jugaste.
Torciste el Riachuelo a Plaza de Mayo,
metiste a las mujeres en la historia
de prepo, arrebatando los micrófonos,
repartiendo venganzas y limosnas.
Bruta como un diamante en un chiquero
¿Quién va a tirarte la última piedra?

Quizás un día nos juntemos
para invocar tu insólito coraje.

Todas, las contreras, las idólatras,
las madres incesantes, las rameras,
las que te amaron, las que te maldijeron,
las que obedientes tiran hijos
a la basura de la guerra, todas
las que ahora en el mundo fraternizan
sublevándose contra la aniquilación.

Cuando los buitres te dejen tranquila
y huyas de las estampas y el ultraje
empezaremos a saber quién fuiste.
Con látigo y sumisa, pasiva y compasiva,
única reina que tuvimos, loca
que arrebató el poder a los soldados.

Cuando juntas las reas y las monjas
y las violadas en los teleteatros
y las que callan pero no consienten
arrebatemos la liberación
para no naufragar en espejitos
ni bañarnos para los ejecutivos.

Cuando hagamos escándalo y justicia
el tiempo habrá pasado en limpio
tu prepotencia y tu martirio, hermana.
Tener agallas, como vos tuviste,
fanática, leal, desenfrenada.

María Elena Walsh

7 ene. 2011

SUEÑOS DE UN NIÑO BUENO




Todos me lo dicen,
soy un niño bueno.
Lo que a veces digo.
si no es realidad,
es porque mi cabecita
está llena de juegos.
Y no es que yo mienta,
si no que me asusta
saber unas cosas
que saber, no quiero.
Yo me porto bien
y confiado espero
que vengan los Reyes
este seis de enero.
Sé que ellos comparten
fantásticos seres
que habitan mis sueños,
los gnomos , los duendes,
las hadas madrinas
que hacen las bondades
en todos los cuentos.
Te escuché con papi
hablando en secreto
que por su trabajo
un vale le dieron.
Que en el boliche
que tiene el patrón
de precios tan caros,
se fue todo entero.
-No vendrán los Reyes,
y ahora…¿qué hacemos?
Las manos de papi,
rudas de trabajo,
muy blandas cayeron.
De tus dulces ojos
brotaron dos surcos,
perlaron tu rostro
y regaron el suelo.
No entiendo,mamita.
En años pasados
los Reyes vinieron.
Sus bellos juguetes,
aunque muy sencillos,
alegría me dieron.
Yo me porté bien
y además de eso
como ellos son reyes
tienen en la bolsa
un montón de dinero.
Comprarán juguetes
a los niños buenos,
de padres muy pobres,
de padres obreros,
e irán alas casas
de esos pobres niños,
como llegan siempre
a la de los niños
que tienen los padres
que pagan los sueldos.
¿Qué decís? ¿No vienen?
Yo me porté bien,
¿por qué no han de hacerlo?
Te equivocas, mami,
al decir que mi amor
y el trabajo de papi
no tendrán su premio.
Y si no vinieran,
¡no te aflijas, mami!
La bondad de papi
y tus dulces caricias
me darán consuelo.
Aunque no te diga
que aquí en la pancita
siento que me crece
como un agujero.
Quedaré esperando
con mis zapatitos
bajo la ventana,
llorando en silencio,
pidiendo a este mundo
que por fin se acuerde
que hay muchos niñitos
de padres obreros
que esperan que lleguen
a casa los Reyes
algún seis de enero.
GINA ESCOBAR
Enero de 2001